AutomovilismoMaestro Fortaleza

La importancia de comprar un buen refrigerante para vehículos

radiador

La prioridad de todo conductor es mantener en óptimo estado el sistema automotriz de su vehículo, como también el adquirir los mejores productos o aditivos para asegurar su tiempo de vida y correcto funcionamiento. Nuestros especialistas Fortaleza resaltan la importancia de realizar el mantenimiento adecuado y oportuno de un auto, quienes nos dan tips y recomendaciones para tenerlos en cuenta.

Su correcto funcionamiento también dependerá de la elección de productos y aditivos de calidad que facilitan el cuidado de las piezas más importantes del sistema automotriz, ya que todas estas cumplen una función específica y se complementan. Por ejemplo, los radiadores forman parte del sistema de refrigeración de un vehículo, su función es evitar que se produzcan sobrecalentamientos en el motor para que éste trabaje de manera óptima y ofrezca el máximo rendimiento.

Hoy queremos compartir con ustedes un poco más sobre la importancia de comprar un buen refrigerante para vehículos, un maravilloso fluido que permite mantener la temperatura idónea del motor. En el mercado existen muchos distribuidores autorizados que venden muchos de estos productos con aditivos especiales, conocidos como líquidos refrigerantes o anticongelantes.

Un buen refrigerante para vehículos permite a los radiadores cumplir su función de manera correcta

En la actualidad, se sigue utilizando el agua como principal refrigerante, sin prever que esta acción puede provocar una avería y destruir progresivamente el motor del vehículo. Por esa razón, la importancia de tener un buen líquido refrigerante ayudará a mantener la temperatura correcta del motor garantizando su buen funcionamiento. Además, sus aditivos químicos evitan que el líquido se congele a bajas temperaturas, manteniendo su propia temperatura para no evaporarse.

Si bien, existen autos que tienen las mejores propiedades de disipación de calor, su sistema de congelación y ebullición no son tan eficientes como un buen líquido refrigerante. Estos son los beneficios y atributos de un buen refrigerante que debes tener en cuenta antes de comprarlo.

Funcionamiento del refrigerante dentro del vehículo

Aunque uno de los componentes del refrigerante es el agua, tiene otros aditivos que evitan que el líquido se congele o llegue a evaporarse. Considerando que, la temperatura de un motor no debe ascender los 90ºC, podemos imaginar cuán importante es la función del refrigerante para evitar que sus componentes, literalmente, se peguen unos a otros.

De modo que, cuando la temperatura de un motor supera los 72°C se abre el termostato, una compuerta que permite la circulación del refrigerante por todo el motor gracias a la bomba de agua. En ese momento, el líquido refrigerante sale del motor y pasa al radiador, mezclando y enfriando al motor a una menor temperatura.

¿Cómo baja la temperatura del motor?

La temperatura de este líquido alcanza los 75ºC durante un tiempo, hasta que la totalidad del refrigerante llegue a unos 95ºC. Inmediatamente después el electroventilador entra en acción para enfriarlo todavía más y conseguir que se mantenga en los 90ºC.

¿Puede superar los 100ºC?

Actualmente, los motores modernos son pequeños y eficientes, por lo que han sido fabricados a trabajar a mayores temperaturas. Por eso es posible que la temperatura del motor pueda superar los 100ºC. Sin embargo, el líquido no entra en ebullición, ya que el sistema de refrigeración del vehículo está presurizado, permitiendo elevar el punto de ebullición hasta los 120ºC, lo suficiente para evitar su evaporación.

Recomendaciones a considerar para uso correcto del refrigerante

Se recomienda que los conductores controlen la temperatura del motor, sobre todo en las estaciones del año donde hace mucho más calor, ya que si la temperatura se eleva excesivamente puede ocasionar averías graves.

Para hacerlo, debes fijarte en el indicador que está en el cuadro de mandos y comprobar que la temperatura media se encuentre sobre los 90ºC y, que no sobrepase los 100ºC. Si en algún momento su vehículo registra una temperatura por encima de los 100ºC deberás detener el vehículo. Si a pesar de eso no baja la temperatura posiblemente se trate de una avería que puede malograr el motor.

Posibles averías por sobrecalentamiento del motor

  • Taponamiento por suciedad de la rejilla frontal del radiador
  • El líquido refrigerante se está acabando o perdiendo sus propiedades
  • Fugas en el circuito o rotura del vaso expansor
  • El sensor de temperatura no está funcionando correctamente

Por último, nuestros especialistas Fortaleza recomiendan sustituir el líquido refrigerante dentro de los intervalos que indique el fabricante y utilizar productos de calidad, fabricados para funcionar en cualquier tipo de circunstancia.

Artículos relacionados

Suscribete a nuestro Newsletter